Reciclaje de Poliestireno: la compactación térmica


El poliestireno expandido (EPS) es un material plástico espumado, derivado del poliestireno y utilizado en el sector del envase y la construcción. Es el producto que se usa en, por ejemplo, embalajes de electrodomésticos.

La cualidad más destacada de este material es su higiene y su aparente característica de material inerte. No constituye sustrato nutritivo para microorganismos, no se descompone ni se pudre con el paso del tiempo. Es un polímero muy ligero, resistente a la humedad y con gran capacidad de absorción de impactos, por eso se usa en embalajes de productos frágiles, como hemos apuntado anteriormente. Es usado en muchas ocasiones como aislante térmico en la construcción. Tiene un elevado poder calorífico y una densidad de entre 10 y 25 Kg/m3.

Tipos de reciclaje del Poliespan o corcho blanco

Para el reciclaje del poliespan hay diversos métodos digamos “tradicionales” que se pueden dividir en tres como principales:

  1. Reutilización del EPS en la fabricación de productos espumados, como ladrillos porosos y hormigón prefabricado
  2. Reciclado químico, para su uso en aplicaciones hortofrutícolas
  3. Generación de energía por combustión

No vamos a desarrollar estos procesos pues nos vamos a centrar en uno que no se encuentra en este diagrama, como veremos a continuación.

Compactación Térmica del Poliestireno Expandido (EPS)

Este método lo hemos podido probar en las instalaciones de Europa-Parts, S.L. usando una máquina llamada Styromelt. El resultado de la compactación es impresionante, logrando una reducción del 95% del volumen del poliestireno.

Esta máquina lo que realmente hace es invertir el proceso de fabricación industrial del EPS al ser compactado mediante la acción del calor y transformándolo en una  resina líquida que al enfriarse se convierte en una briqueta de poliestireno completamente solidificada, como veremos más adelante.

La máquina en si es muy sencilla, como podeis ver y contiene el habitáculo donde se depositara el EPS antes de su compactación (con una capacidad de 1.5 m3), un cajón inferior para recoger el material solidificado, el filtro de carbono para la absorcion de gases contaminantes y los cuadros de mando.

Interior del compactador térmico

Cuadros de mando

Filtro de Carbono

El proceso es bastante sencillo: se abre la puerta del compactador y se llena de residuos de poliestireno expandido (ESP) hasta llenar todo el compartimento, procurando que se quede bien cerrada para evitar emisiones de calor puesto que se alcanzan temperaturas bastante elevadas. Ponemos en marcha la máquina y esperamos a que se complete el ciclo, que dura más o menos una hora. La temperatura empieza a ascender hasta llegar a los 180ºC, donde se produce la conversion del ESP en la resina líquida que hemos comentado anteriormente y que se queda depositada en el cajón inferior. A partir de este momento, la temperatura empieza a descender y se produce la solidificación del producto. Una vez se llega a la temperatura de 50ºC ya podemos abrir la puerta con mucho cuidado y retirar el cajón con la briqueta de producto completamente sólida. Una vez la máquina se queda a temperatura ambiente, se puede volver a iniciar el ciclo.

Briquetas de ESP solidificadas después del proceso

El gas generado en el proceso, es conducido hasta el filtro de carbono en el cual se acumulan los residuos, por lo que no se contamina el medio ambiente. Las briquetas resultantes pueden ser usadas en la industria otra vez para producir granza de plástico.

Las ventajas de este compactador son enormes:

1. Ausencia de emisiones contaminantes, por lo que estamos delante de un proceso limpio y eficiente con el medioambiente

2. La reduccion de volumen: el poliestireno expandido es un residuo con la problemática de que ocupa mucho volumen y pesa realmente poco, por lo que genera problemas económicos en el transporte del mismo. Al realizar esta compactación, permite a la empresa un ahorro sustancial en los costes de transporte puesto que el peso de la carga aumenta considerablemente.

3. Proceso fácil y con elevado ahorro energético: únicamente tenemos que tener una red trifásica en nuestra empresa para poder usarla.

Esperamos que os haya gustado el artículo y el producto obtenido..

Habias oído hablar de este tipo de reciclaje?? Cuéntanos tus opiniones…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s