Cenizas Volantes….¿un problema o una oportunidad?


Los problemas energéticos existentes en la actualidad en Chile han puesto nuevamente al carbón como un actor relevante en la producción de energía, esto debido a diversos factores dentro de los cuales destaca el aumento constante de la demanda energética, los altos precios del petróleo y el gas, el difícil suministro de gas natural Argentino y la falta de consenso que sigue provocando la energía nuclear como opción de producción de energía, entre otros, ha posicionado al mineral dentro de los combustibles de mayor importancia en el sector energético tanto en nuestro país como en el mundo.

En la actualidad existen en Chile, según antecedentes recopilados a través del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y la Comisión Nacional de Energía (CNE), 19 proyectos térmicos a carbón aprobados, de los cuales 9 se encuentran en funcionamiento y otros 8 se encuentran en calificación ambiental. Por lo tanto considerando el funcionamiento simultáneo de todos los proyectos ingresados al SEIA y los proyectos actualmente en funcionamiento, se estima que en nuestro país para el año 2016 se generarán aproximadamente 9.966 T/día de cenizas volantes , es decir más de lo que genera toda la región metropolitana en residuos sólidos urbanos (aproximadamente 7.000 ton/día, al 2010).

La incorporación de cenizas volantes en cemento es utilizada comúnmente en los países desarrollados como sustituto de cemento portland o como clínquer para la producción de cemento, lo cual genera ahorros en cemento, mejora la maniobrabilidad del hormigón, produce una menor segregación, menor calor de hidratación, mayor extensibilidad y mayor impermeabilidad.

A nivel mundial, el reuso de productos procedentes de la combustión de carbón (CCPs, Coal Combustion Products) es una realidad y existen agrupaciones que promueven el uso, como son la European Coal Combustion Products Association (ECOBA), en EEUU la American Coal Ash Association (ACAA) y en Canadá la Association of Canadian Industries Recycling Coal Ash (CIRCA).

En Chile la inclusión de cenizas volantes en la producción de cemento y hormigón no es una práctica común, debido a diversos factores entre los cuales podría incidir el costo de transporte de las cenizas y la disponibilidad de materias primas para la producción de cemento existente en nuestro país, lo cual dificulta su reuso.

Desde el punto de vista global, el reuso de cenizas volantes permite reducir las emisiones de CO2 que se generan al sustituir cemento por cenizas volantes y al mismo tiempo se reduce el consumo de materias primas. En nuestro país, se estima para el año 2016, si se logra reemplazar un 35% las materias primas para la elaboración de cemento por ceniza volante, se evitaría la emisión de aproximadamente 193.000 toneladas anuales de CO2

Es evidente la importancia que tiene la generación termoeléctrica a carbón y la industria cementera como polos de desarrollo, por lo tanto tal como se deduce de la experiencia de países desarrollados, se deberían impulsar instancias y mecanismos que incentiven la utilización de cenizas en la industria del cemento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s