Vapor a partir de residuos forestales


Una idea del reconocido científico argentino, Livio Dante Porta, ahora es una realidad para un equipo de investigadores del INTI y la Facultad de Ingeniería de la UBA, porque es posible construir máquinas a vapor modernas que utilizan como combustible la leña y el aserrín descartados por la industria forestal.
Porta descolló en Argentina y en el exterior al mejorar una antigua tecnología de la que únicamente quedaban reminiscencias en los museos. Sus aportes a la mecánica permitieron considerar al vapor como una alternativa a los combustibles fósiles que escasean en el mundo y producen problemas ambientales, por eso, muchos expertos intentan rescatar su legado: tecnología simple, segura y limpia.
En este sentido, el INTI Energía y Mecánica recogió 50 años de investigación para rediseñar las antiguas máquinas a vapor y, así, aplicar los conocimientos del experto argentino en la producción de motores para abastecer de energía eléctrica a las zonas más retiradas del territorio nacional y llevarla al tren como forma económica de comunicación y transporte.
”Se construyó una caldera que utiliza como combustible biomasa forestal, es decir, basura de esa industria, como por ejemplo el aserrín, lo que permite solucionar dos problemas: la acumulación de residuos y el requerimiento de energía”, aseguró, el ingeniero Pablo Romero, quien probará el primer motor diseñado por el INTI en el pequeño pueblo de TOLHUIN, que cuenta con cerca de tres mil habitantes en la provincia de Tierra del Fuego.
El vapor en el siglo XXI no es ciencia ficción ni añoranza del pasado, sino que es una solución integral, económica y sustentable que, además de aprovechar las millones de toneladas de residuos de los aserraderos y madereras, contribuye al cuidado de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera
“La reutilización de la biomasa puede reducir las emisiones nocivas que surgen de la quema incontrolada de leña en las zonas donde se depositan los residuos y, también, evitar posibles incendios forestales”, destacó Romero.

Las ventajas del motor “tipo Porta”
Uno de los ejes fundamentales de estas máquinas a vapor modernas es la facilidad en la construcción interna del motor que no requiere de complejas herramientas tecnológicas, lo que beneficia a los mecánicos, quienes, ante la necesidad de reparar algunos de sus componentes, no se enfrentarán a un desafío insalvable, porque las piezas se producen en el país.
Asimismo, los maquinistas de una locomotora o los operarios de una planta generadora de energía no requerirán de grandes conocimientos para manejar la caldera, ya que sólo deberán controlar ciertos parámetros del funcionamiento.
Por otro lado, Porta siempre consideró la contaminación despedida por la chimenea de las locomotoras a vapor, que emitía grandes cantidades de gases nocivos, como dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y azufre. Por eso, al usar biomasa, la combustión “quema” el ciento por ciento de los gases generados mediante un proceso de gasificación.
Otra cuestión es que con el diesel se aprovecha el 40% de la energía por cada kilogramo de combustible, mientras que con los residuos forestales, sólo el 10%. Sin embargo, pese a que se obtiene menos energía, la biomasa no tiene costo (porque es material desechado), a diferencia de los hidrocarburos que cada vez están más caros.

Eficiencia garantizada
El director de este proyecto es el ingeniero Shaun Mc Mahon, quien, entre 1999 y 2004, se hizo cargo de la dirección técnica del Ferrocarril Austral Fueguino, la línea ferrea más austral del mundo que fue el escenario propicio para continuar y mejorar los proyectos inconclusos de Livio Porta.”El éxito de la máquina moderna tipo Porta se comprueba en los países del mundo donde el científico argentino trabajó, como en Inglaterra, Estados Unidos, Paraguay, Cuba y Brasil, pero también en Argentina, donde se realizaron mas de 150 pruebas”, indicó a la Agencia CTyS, Mc Mahon, quien enfatizó la necesidad de adaptar la tecnología a las energías alternativas.
Gracias a la experiencia del ingeniero inglés, los investigadores del INTI pudieron mejorar su motor a vapor y, ahora, tendrán la posibilidad de probarlo en Tierra del Fuego. ”Las empresas de la industria forestal en Tierra del Fuego tienen inconvenientes con la disposición de los residuos de la actividad y, también, frente al crecimiento de la producción, necesitan más energía”, explicó Romero.
La iniciativa ya pasó la primera fase de realización, cuyo objetivo fue la puesta a punto de la ingeniería básica de los componentes del motor “tipo Porta” y de la caldera humo-tubular, parecida a simple vista a las utilizadas en las viejas locomotoras ferroviarias con la diferencia de que está adaptada para la combustión de la biomasa, a través de la incorporación de tecnología novedosa. Por su parte, la segunda fase del trabajo está en marcha y consiste en la puesta a punto del prototipo que, en menos de un año, estará funcionando.

Fuente: Ctys

20120712-160713.jpg

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s