La gasificacion de la biomasa forestal


El proceso de gasificación consiste en el calentamiento de biomasa forestal en un ambiente pobre en O2 para que se consuma sin arder, dando como resultado la transformación de la sustancia sólida en gas, llamado syngas (gas de síntesis), que es, a su vez una mezcla de gases. El syngas puede comprimirse y acondicionarse para utilizarse como combustible en la generación de electricidad en un motor generador. Los humos resultantes de esta combustión están a temperatura suficientemente caliente como para aprovecharse para calentar agua para climatización y ACS, de forma que el rendimiento es mayor que el que produciría la combustión directa de la biomasa sólida de la que provino y, por lo tanto, también la eficiencia del proceso.

Además, se estima que un 80% de la biomasa original se convierte en gas, por lo que se genera una menor cantidad de inquemados y cenizas que en una combustión directa convencional de biomasa. Asimismo, los períodos de amortización de la instalación se reducen gracias a la cogeneración, que permite cubrir dos necesidades energéticas al mismo tiempo.

Las dimensiones de una instalación de cogeneración por gasificación de biomasa forestal resultan demasiado voluminosas para los domicilios, pero son adecuadas en el caso de pequeñas industrias o empresas rurales, para las cuales supone un importante ahorro potencial en el coste de combustible, uno de los más gravosos de los que tienen que afrontar las pymes y, por supuesto, una mayor independencia energética, que les permite flexibilidad en el consumo.

Si estas pequeñas industrias radican en municipios con disponibilidad directa de biomasa forestal los beneficios se multiplican, pues, además de ahorrar aun más coste en transporte, la demanda de biocombustible por parte de empresas puede suponer la generación de empleo local, la creación de una planta de biocombustibles que abastezca a las empresas e, incluso, la posibilidad de instalar una planta de cogeneración de grandes dimensiones que cubra necesidades municipales y además obtenga beneficios de la venta de excedentes de energía eléctrica a las redes. A esto hay que unir el beneficio que supone la puesta en valor de recursos forestales, que en muchos casos se encuentran en estado de práctico abandono, en mal estado sanitario, y presentando riesgo de incendios.

Un plan adecuado de explotación de la biomasa forestal de este tipo de municipios, acorde con criterios de sostenibilidad, permitiría mantener una producción continua de biocombustibles de alta calidad, generando empleos estables en las labores de extracción, movilización, procesado y distribución de la biomasa. Las empresas, tanto las existentes como las que pudieran ser atraídas por la disponibilidad continua de biocombustibles o por la perspectiva de consumo directo de energía a menor coste (en el caso de instalaciones municipales de mayor envergadura), obtendrían a cambio un ahorro significativo en su factura energética, aumentando su rentabilidad, y cerrarían el ciclo de producción-consumo, de manera que la economía local se vería notablemente reforzada, creando nuevos mercados y áreas de actividad.

Encontramos un ejemplo en la planta de cogeneración por gasificación de biomasa de Xátiva (Valencia) que entró en funcionamiento en 2010. Alimentada con residuos forestales –consume 33.000 kg de biomasa/día, 11.000 t biomasa/año-, tiene una producción eléctrica anual de 13.000 MW y evita la emisión de 4.000 t CO2/año.

Fuente Ecoticias.com

20120718-225044.jpg

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s