Eucalipto contra algas tóxicas en Galicia


Frenando la contaminación por vertido de purines con cortezas de eucaliptos. Este es el último sistema puesto en práctica por el Ministerio de Medio Ambiente, para poner coto a la ya severa contaminación de algas tóxicas, cuyo origen real según los científicos, es el vertido de residuos tóxicos al cauce fluvial del río Limia y que ha hecho casi impracticable para el baño el embalse de As Conchas.
Este sistema experimental, curioso donde los haya, que pretende frenar el crecimiento de las llamadas cianobacterias –popularmente algas tóxicas que cubren de color verde el agua– ha comenzado a implantarse ayer en las playas de A Rola en el Concello de Muiños y en Porto Quintela, en el municipio Bande.
La instalación iniciada ayer, incluye la dotación de unas estructuras flotantes que pueden divisarse claramente en superficie y en la colocación de sacos de malla, que van rellenos de corteza de eucalipto.
Es un sistema todavía en fase de prueba, y por lo tanto los técnicos y científicos consultados ayer, no quieren posicionarse públicamente sobre el mismo. La línea de trabajo planteada prevé otros sistemas que puedan genera condiciones adversas o desfavorables para que se desarrollen estas cianobacterias.
Esta modalidad de algas “roba” además el oxígeno del agua, e impide en su máximo nivel de expansión el crecimiento de la flora y la fauna en ese cauce fluvial.
Esta actuación iniciada ayer, se enmarca dentro del programa de trabajo presentado por el Ministerio de Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica Miño Sil y se emplea un sistema utilizado en casos similares de aparición de floraciones de cianobacterias en otros embalses.
Se trata de colocar diferentes dosis de corteza de eucalipto sobre la superficie del agua, manteniendo siempre la corteza en contacto permanente con la lámina de agua, de modo que se permita la circulación de la misma entre las fibras del árbol, para que se descompongan y provocar así el desarrollo de otros organismos que puedan competir con las cianobacterias.
Ambas playas fluviales de Porto Quintela y A Rola, están en el propio embalse de As Conchas, destino final del curso del río Limia a lo largo del cual media docena de concellos, vierten desde hace años, sin control, los residuos tanto de viviendas, como de explotaciones agrícolas y granjas.
Si bien el problema empezó a desarrollarse hace una década, coincidiendo con la explotación intensiva y extensiva de granjas, superando incluso la media territorial marcada por la Unión Europea, la severa contaminación de As Conchas no transcendió, hasta el pasado verano cuando una asociación de vecinos encargó un estudio de laboratorio.
Este estudio que sacó a la luz el origen de estas cianobacterias generó protestas por parte de algunos alcaldes de las zonas afectadas que veían la alarma como un ataque el turismo estival, incluidos los usuarios de los campamentos juveniles de la Xunta, que se asentaban en la zona y se bañaban en sus aguas.
El impactante estudio elaborado por el catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense Eduardo Costas, abordaban los grados de contaminación en diversos puntos y playas del embalse, y advertían de los riesgo de la inmersión continuada en estas aguas contaminadas para el bañista, que tendrían mayores probabilidades de contraer alguna enfermedad hepática y determinados cuadros de cáncer.

 

Fuente http://www.farodevigo.es

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s