La generación de residuos urbanos puede doblarse de aquí a 2025


Estados Unidos sigue encabezando la producción de RSU, con unas 621.000 toneladas diarias, aunque China ya se le acerca y ocupa el segundo puesto con 521.000 toneladas.

El crecimiento urbano y el aumento de la prosperidad podrían duplicar el volumen de residuos sólidos municipales generados para el año 2025, un desafío ambiental y de gestión de la salud pública para las ciudades del mundo, según un nuevo informe realizado por el Instituto Worldwatch.

Aunque una parte de estos residuos son eventualmente reciclados, las previsiones actuales indican que el volumen de los residuos sólidos urbanos (RSU) podría pasar de las actuales 1.300 millones toneladas a 2.600 millones de toneladas, escribe el autor del informe, Gary Gardner.

Tal como se define en el informe, los RSU están compuestos de materia orgánica, papel, plástico, vidrio, metales y otros residuos recogidos por las autoridades municipales, principalmente de hogares, oficinas, instituciones y establecimientos comerciales. Se trata de un subconjunto dentro de un universo más grande de los residuos y normalmente no incluye los recogidos fuera del ámbito de los servicios municipales. Tampoco incluye las aguas residuales, los residuos industriales o los residuos de construcción y demolición (RCD). La producción de RSU se mide antes de su eliminación, y normalmente los datos incluyen material recolectado que más tarde se desvía para su reciclaje.

La generación de RSU tiende a ser mucho mayor en las regiones más ricas del mundo. Los miembros de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), que integra a 34 países industrializados, encabezan la producción de RSU con cerca de 1,6 millones de toneladas diarias. Por el contrario, el África subsahariana produce menos de una octava parte, unos 200 millones de toneladas por día.

A mayor consumo, más residuos

La lista de los diez países con la mayor generación de RSU incluye cuatro naciones en desarrollo (Brasil, China, India y México), en parte debido al tamaño de sus poblaciones urbanas y en parte porque el nivel de vida de sus habitantes está creciendo, lo que supone un rápido incremento del consumo. Aunque Estados Unidos es quien tiene el dudoso honor de encabezar este ranking mundial con unas 621.000 toneladas por día, con China ocupando la segunda posición con unas 521.000 toneladas diarias de RSU. Incluso entre estos diez primeros países, sin embargo, existen amplias diferencias: Estados Unidos genera casi siete veces más residuos urbanos que Francia, en la décima posición.

“El crecimiento urbano y los ingresos también tienden a determinar el tipo de residuos generados”, ha dicho Gardner. “La proporción de materiales inorgánicos en el flujo de residuos, incluyendo plásticos, papel y aluminio, tiende a aumentar a medida que las personas ganan más y se trasladan a las ciudades”.

Los flujos de residuos en las zonas rurales, en cambio, se caracterizan por un alto porcentaje de materia orgánica, que va desde el 40 al 85%. Asimismo, los residuos orgánicos representan más del 60% de los RSU en países de bajos ingresos, pero solo una cuarta parte en países de altos ingresos.

Aumento del reciclaje

Aproximadamente una cuarta parte de la basura mundial se desvía a opciones de gestión como reciclaje, compostaje o digestión anaeróbica, que son ambientalmente preferibles al vertido o la incineración. No obstante, las tasas de reciclaje varían ampliamente según el país. En los Estados Unidos, la cuota de reciclado de RSU creció de menos del 10% en 1980 al 34% en 2010, y aumentos similares se han visto en otros países, especialmente en los industrializados.
El creciente interés en la recuperación de RSU está impulsado por una maduración de las leyes en este aspecto y por la aparición de mercados de materiales post consumo. El mercado mundial de papel y chatarra es de al menos 30.000 millones de dólares al año (casi 25.000 millones de euros), según el Banco Mundial.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) estima que el mercado mundial de la gestión de residuos, desde la recogida al reciclaje, es de unos 400.000 millones de dólares (unos 330.000 millones de euros). Aún así, el Pnuma calcula que alcanzar el equilibrio medioambiental entre generación y gestión de residuos requeriría, entre otras cosas, multiplicar por 3,5 las tasas de reciclaje a nivel mundial, incluyendo la recuperación de prácticamente todo el material orgánico a través del compostaje o mediante su conversión de energía.

Economía circular

El estándar ideal para los RSU será integrarlos en un circuito de gestión de materiales conocido como una “economía circular”, que consiste en una serie de políticas para reducir el uso de algunos materiales y recuperar o reciclar la mayor parte del resto.

Japón ha hecho de la economía circular una prioridad nacional desde principios de 1990 mediante la aprobación constante y progresiva de leyes de reducción de residuos, y el país ha logrado éxitos notables. La productividad de los recursos (toneladas de material utilizado por yenes del producto interno bruto) está en camino de doblar en 2015 los niveles de 1990; se prevé duplicar la tasa de reciclaje aproximadamente en el mismo período, y el total de materiales enviados a vertederos en 2015 probablemente disminuirá a aproximadamente a una quinta parte de los niveles de 1990.

Algunos de los puntos más destacados del informe son:

• Las naciones de la OCDE generan las mayores cantidades de basura, con más de dos kilogramos por persona y día. Mientras, en Asia meridional, la tasa no llega a una cuarta parte, con menos de medio kilo por persona.

• La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima que el reciclaje de ocho millones de toneladas de metales en aquel país ha evitado la emisión a la atmósfera de más de 26 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, el equivalente a quitar más de 5 millones de coches de la carretera durante un año.

• Cada tonelada de papel reciclado salva 17 árboles y el equivalente de energía de unos 625 litros de gasolina, además de requerir sólo la mitad del agua.

Fuente: Infoambiental.es

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s